viernes, 5 de diciembre de 2014

Limpia-parabrisas por un día (ensayo)

¿Quiénes son?

 
Los limpia-parabrisas son esas personas que en cada alto intentan limpiar el cristal del carro, muchos de
ellos lo hacen por necesidad y esta es la forma “fácil” que encontraron para ganarse unos cuantos
pesos.
 
Pero esto no es del todo fácil pues en muchas ocasiones llegan a poner en riesgo su integridad física ya
sea por que les avientan el carro o por que se suben a la parte delantera del camión sin mucho tiempo
para terminar de limpiar y bajarse antes de que se ponga el siga.
 
 Lo que pensamos de ellos…
 
Cada uno de los miembros del equipo realizó 20 encuestas con el objetivo de conocer lo que piensa el
automovilista respecto a los limpia-parabrisas, los resultados marcan una desaprovación en geeral, algo
curioso es que muchas de las personas reconocen que es posible que este "trabajo" surja de la neesidad
de las personas, pero pocas se ven dispuestas a colaborar con ellos.

Esto se da no solo con estas personas si no que se de de una manera general, y es posible que se deba a
que estas personas no cumplen con lo que nosotros mismos consideramos normal y que juzguemos sin
conocer el contexto de esta gente lo cual ha ocacionado que los ignoremos incluso por que no cumplen
con un status de vestimenta al que estamos acostumbrados a observar.
 
 Lo que ellos ven…
 
Rápidamente se cuestiono a los limpia-parabrisas  (a 5 de ellos, todos de diferentes partes.) para saber
como se sentían al respecto y sus respuestas fueron:
1. Así sacamos para la comida, lo juntamos todo compramos para compartir. (revolución)
2. Eran unos niños y no quisieron contestar (sentado bajo una palmera un señor vigilaba) (Boulevard
Tlaquepaque)
3. Para sacar para la comida (cuando se les pregunto de forma casual si para el toncho solo se rieron y
dijeron que a veces) (Lázaro Cárdenas y 8 de julio)
4. Me sacaron de la casa y pues ni modo (centro)
5. No hay para comer (una niña) y le ayudo a mi hermano a veces limpio o me paro en sus hombros.
 (Glorieta de la minerva)
 
Se les pregunto si era peligroso…
Las respuestas que se dieron en general es que a veces les echan el carro encima y que les hacen
muchas groserías.
 
También mencionan que la gente los ve que van hacia su auto y cierran las ventanas como si ellos los
fueran a asaltar. (dicen que “se ponen de mamones”)
 
¿Desde cuando el tener una necesidad de volvio un crimen o un motivo para ser criminalizado?, se ha
vuelto un problema no tener los recursos necesarios para vivir a tal punto que se relaciona la pobreza
con un crimen. Por que es más facil que se le acuse a una persona pobre pero inocente de ser un
delincuente, a señalar a un empresario como deshonesto o a un gobernante que es protegido por un
fuero al desfalcar a toda una empresa o a todo un estado.
 
Al ver la problematica que tienen tanto automovilistas como limpia-parabrisas se decidio realizar una
intervención para de esta manera observar si habia umamejor forma de apropiarnos de este espcio
(altos) y ver si mejoraba la reacción por parte de los automovilistas al ver una alternativa a los limpia
parabrisas convencionales.
 
Decidimos convertirnos en limpia-parabrisas y ver si existía una forma creativa de hacer este encuentro
(limpia-parabrisas-automovilista) más ameno para lo cual uno se disfrazo de mimo, otro se puso ropa
sucia y otro más solo se vistió con ropa casual.
 
La actividad consistía en fingir con una botella llena de agua (cerrada) y un trapo el fingir que se
limpiaría el auto.
 
Al principio la gente se molestaba, pero ya que veían que no se le haría nada al auto y que era una
forma diferente a lo que están acostumbrados, aceptaban el hecho de que bromeáramos con este
asunto.
 
Muchas de las reacciones que conseguidos ya que se pasaba la molestia eran sonrisas y en una ocasión
insistieron en darnos dinero. (en un solo auto recibimos 5 pesos).
 
Al terminar  la intervención se pudo notar que las personas reaccionan mejor a la risa y que de hecho
les da más gusto cooperar cuando no se "agrede" a su vehiculo o propiedad, al principio la reacción era
de molestia pero poco a poco se fue transformando a tal grado que la gente sonreia y se iba más
tranquila.

Pero más allá de la rección que logramos conseguir el problema sigue estando ahí, y no se trata solo de
si algo nos hace pasar un buen momento o no, el problema real que se puede encontrar al hablar con
estas personas es la manera en que nosotros mismos los ignoramos y renegamos de ellos, por que
actualmente hablamos de una nción unida pero no somos capacez de ayudarnos o de prestar atención a
lo que sucede con el que está a mi lado, lo que nos ha fastidiado es la falta de interes y de educación.

Necesitamos que nos enseñen a querer un poquito más a los demás para que así no nos cueste
ayudarnos unos a otros en lugar de excluirnos y de prejuzgarnos o criminalizarnos solo por nuestra
apariencia.

Bibliografia
 
-FERNÁNDEZ CHRISTLIEB, Pablo (1991). El Espíritu de la calle. Psicología política de la
cultura cotidiana. Barcelona/Querétaro: Anthropos/UAQ, 2004. 
 
- FERNÁNDEZ CHRISTLIEB, Pablo (2010) "El sueño de las multitudes". Mecanuscrito inédito.
 
 BUTLER, Judith (2012). "Los cuerpos en alianza y la política de la calle".  En revista Transversales, no.
26, junio 2012

 
 

1 comentario:

  1. Claudia, interesante la aproximación al sub-empleo en nuestro país desde la propia experiencia. Para que la reflexión fuera más completa haría falta ver qué te aportó esa bibliografía a la que refieres al final, pero que explícitamente no se avisora en tu informe.

    ResponderEliminar